Derecho Humano versus Derecho a la vida

Leyendo a Fernando Savater en su libro El Contenido de la Felicidad (interesante de principio a fin) no pude soslayar portada El contenido de la felicidad Fernando Savaterel discutir un tema que menciona perspicazmente alusivo al Derecho Animal (o maltrato animal a fin de cuentas, puesto que las mayores disyuntivas son referente a ello), que por consiguiente alude a una concepción prejuiciosa muy bien argumentada empero demasiado autorreferente que he percibido, quizás en pocas personas, de la axiología humana.

No pretendo ser dueño de la verdad, al menos sí de la mía y espero con esto al menos dejar un cuestionamiento. Para empezar les resumiré en grandes rasgos y explícitamente lo que arguye el filosofo escritor español.

Atribuye que los argumentos pro defensa animal se sintetizan de la siguiente manera (en el marco de los letrados adalides que refiere en el texto):

  • […]Hay una continuidad esencial de valor entre todos los seres vivientes […]

  • […]Por tanto, cualquier ser vivo merece ser igualmente respetado […]

  • […]El hombre no tiene derecho a exterminar ninguna especie viviente y cada individuo vivo tiene derecho a no ser tratado con crueldad […]

De lo expuesto discrepo con el tercer punto. A mi entender cuando Savater habla de exterminio no se expresa con la premisa de la extinción de la o las especies, sino más bien, con la consideración de dar muerte a una vida diferente a la humana. El supuesto se inclina a una contradicción propia de ciertos veganos, de no eliminar al ser por necesidad, si no al que le permite ser por necesidad, que cíclicamente en una acción-reacción termina por competencia ir en detrimento de lo que se protege.

Bajo mi conjetura, Darwin se equivoca en generalizar que en la Naturaleza la ley de preservación está sustentada por fondos-animales-conejosla ley del más fuerte y exitosa evolución, ya que la Naturaleza humana es un sistema de relaciones que difiere, pero que no se excluye, de la biocenosis por el simple hecho de que su armonía se circunscribe a la vida inteligente. Al comprender que la vida humana se sustenta de la nutrición heterótrofa, le es imposible desligarse completamente del ecosistema sin disonar de alguna manera en otras especies, pero sí puede regular y condicionar su propia subsistencia.

Al decir que el hombre no tiene derecho de matar otras especies para mantener su propia existencia, es generalizar vacuamente lo que algunos defensores de los animales, o más aun de la vida enuncian.

Luego Savater continúa con unas interrogantes para poder analizar un poco más profundo el Derecho Animal:

  • […]¿Hay continuidad de valor entre todos los seres vivientes? […]

  • […]¿Debe el hombre respetar todo bicho viviente? […]

  • […]¿Poseen derechos a la existencia las especies o a no ser tratados con crueldad los individuos del reino animal?[…]

  • […]¿Cómo va a ser un animal sujeto de derecho? […]

  • […]¿Cómo va a haber derecho ético donde falta la reciprocidad de reconocimiento? […]

  • […]¿Tienen acaso deberes los animales? […]

Respeto de la vida humanaY prosigue no directamente, pero sí como respuesta (entre otras) a las preguntas de la siguiente forma:

La ética no es el respeto y reconocimiento de lo vivo por lo vivo, sino el respeto y reconocimiento de lo humano por lo humano […] El hombre tiene derecho­ –ni siquiera ético, sino anterior a la ética— de exterminar todas aquellas formas vivas que amenazan su propia existencia sin contraprestación positiva ninguna a cambio.

Y es aquí donde quiero ahondar. La problemática no emerge precisamente del Derecho, ni mucho menos de la ética, si no de la percepción, de la tasación e importancia que se le atribuye al ser humano por su condición “asimétrica” con su medio ambiente que le otorga el poder intelectual del razonamiento. Aunque en otras culturas la apreciaciónVIDAS NUEVAS diste de esta proposición, ya sea por religiosidad, egocentrismo inconfeso o porque su etnocentrismo no le permite ver más allá, siento que el ser humano se sobrevalora y es por ello que no permite semejante oprobio de ser un algo en vez de un alguien.

No quiero decir que la vida humana sea anodina, pero sí que merece dejar de ser uno y trino cuando se habla de respeto, aunque este no sea mutuo.

Les recomiendo el libro, no es abstruso como suele pasar con la literatura filosófica.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Adolfoneda

Para acéfalos de mente abierta…..

FOLK YOURSELF

Para acéfalos de mente abierta…..

malaimagen

Para acéfalos de mente abierta…..

Juan Moya Calquín

Para acéfalos de mente abierta…..

Pensamientos a la Deriva

Para acéfalos de mente abierta…..

Ecocosas

Para acéfalos de mente abierta…..

A TIENTAS

Para acéfalos de mente abierta…..

Partidas de Pepe

Para acéfalos de mente abierta…..

Cartas desde Chile

Para acéfalos de mente abierta…..