La Discriminación Inconsciente

La inteligencia ha sido por tiempos un enigma para la ciencia por su intrincada expresión y por lo subjetiva que puede llegar a ser. Sin embargo, pese a lo infinita que puede ser, según nuestra limitada conciencia, se puede de ella hilar caracteres que la identifican y exponen lo que es para el ser pensante una virtud.

Una decisión comprende un desarrollo complejo dentro de nuestro sistema biológico de orden, desde un estimulo que llega del ambiente hasta la interpretación de esta en nuestro cavilar, cuanta mayor es la información, mejor es el concepto desarrollado, pero, ¿Será esta siempre la mejor forma de actuación frente a un estimulo-respuesta?, ¿Somos objetivos con nuestro pensamiento?, ¿Hay una correlación entre lo razonado y lo expresado?, ¿Es capaz el ambiente de inducir en mi conciencia, más bien en mi inconsciente?

Nuestra capacidad de atención, atendida como captación de energía, conlleva dos tipos de procesos; los que se desarrollan instantáneamente, que no consumirían recursos atencionales (no agotando energía), y los controlados, que si los dispone y necesitan por ende de un procesamiento consiente. La reiteración de estímulos provenientes de un medio, ya sea interno o externo, provocan lo que llamamos el aprendizaje, con ello el nacimiento de conductas que por repetición llegan a ejecutarse sin necesidad de atención continua. ¿Estamos nosotros atendiendo continuamente, más bien conscientemente, todo lo que nos rodea y con ello formando una experiencia?. Diversos estudios han deliberado que nuestros procesos cognitivos son la manifestación propia de la atención, y que esta sería formada por estímulos que distinguidamente se distribuyen en Atención Selectiva y la Atención Dividida. Aquello habla de que la atención hacia ciertos cosas proporciona información que según su relevancia pasarán por filtros que luego objetará si son datos para recuerdos de corto o largo plazo, además dice, que si logramos entrenar esas capacidades lograremos ejecutar la acción de atender no sólo a una cosa especifica, sino también, a todo lo que nos rodea de una manera “sencilla” y con ello, en el mejor de los casos, aprehender.

La gente ignora las cosas que influyen en sus acciones, aunque raramente se sientan ignorantes. Lo que sucede es que nosotros como seres vivos captamos influencias externas y con ello hacemos asociaciones inconscientes, implícitas, que van siendo almacenadas y que, querámoslo o no, influyen en nuestro actuar.

La personas por naturaleza discrimina, y no tomando a este termino con simpleza negativa, más bien, con lo intrínseco, algo que llamamos sobrevivencia. El ser humano dentro de su miedo a lo desconocido ha tomado a esta “discriminación” como medio de escudo a lo que le es “diferente” y esto querámoslo o no influye en nuestro diario vivir. A pesar de que algunos queramos cambiar nuestros defectos de exclusión no nos damos cuenta de que, de manera “natural” no lo hacemos y que de aquello, algunos de los más “retrógrados”, se basan para argumentar que hay discrepancias entre unos y otros, más allá de lo ideológico, más bien biológico. ¿Esto significa que por naturaleza debemos separar por valor o relevancia las cosas?, ¿Lo que es distinto a mi no es natural?, ¿Lo natural es común o general?.

Y sí, tendemos a reaccionar a veces inconscientemente y de forma negativa sobre ciertas cosas que nos son nuevas o desconocidas. A veces, las pequeñas informaciones son grandes revelaciones. Nosotros no elegimos deliberadamente nuestras actitudes inconscientes pero de alguna forma las inducimos, como captamos información de forma directa o indirecta por la atención que le damos, incluimos en nuestra mente datos que se filtran y que en si no queremos. Eso sí, no debemos confundir la predisposición con la manipulación. Constantemente vemos por los medios o por el ambiente en general que hay discriminaciones negativas sutiles y que para nuestra mente es información relevante ante una respuesta, es deber de todos educar las virtudes que nos lleven a una buena Inteligencia Intuitiva, para el desarrollo social y personal.

Si quieres saber cuál es tu nivel real de conciencia visita www.implicit.harvard.edu y comprueba que la inconsciencia se presenta ante nosotros sin que nos demos cuenta.

“Imagínate que estás mirando un tablero de ajedrez. ¿Hay algo que no veas? No. ¿Y eso te garantiza la victoria?. Ni mucho menos, porque nunca podrás ver lo que está pensando el otro.” “Cuando contraponemos decisiones analíticas e intuitivas no estamos afirmando que unas sean buenas y las otras malas. Lo malo es utilizar cualquiera de las dos en circunstancias inapropiadas.” Paul van Riper (Jubilado de guerra) del libro Inteligencia Intuitiva por Malcolm Gladwell.

Debemos utilizar nuestros medios de comunicación ya sean masivos o no para fines altruistas. Hay que buscar siempre la forma de limpiar nuestros defectos sean consientes o inconscientes y aceptar que todos somos seres diferentes y que estamos en potencia de ser algo mejor, pero que para ello se necesita la ayuda de todos ya que el ambiente, la estimulación indirecta e indirecta, nos forman de alguna manera como personas.

Para más información visita El prejuicio en la sociedad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Adolfoneda

Para acéfalos de mente abierta…..

FOLK YOURSELF

Para acéfalos de mente abierta…..

malaimagen

Para acéfalos de mente abierta…..

Juan Moya Calquín

Para acéfalos de mente abierta…..

Pensamientos a la Deriva

Para acéfalos de mente abierta…..

Ecocosas

Para acéfalos de mente abierta…..

A TIENTAS

Para acéfalos de mente abierta…..

Partidas de Pepe

Para acéfalos de mente abierta…..

Aronoel Allem desde Chile

Para acéfalos de mente abierta…..