Amor roto

Oyó aquel último fuerte portazo antes de voltear con lentitud y dirigir sus pasos ya completamente vacíos al comedor.

Tomando entre sus manos temblorosas ese café algo más que frío, en un vano intento de ignorar esa taza rota a unos centímetros y la leche achocolatada esparcida por el mesón.

Y suspiró esta vez con la voz quebrada a modo de incipiente culpa y decepción… a modo de agotado resentimiento y elevado temor…

Porque ahora se había quedado solo…

Y no creía de ninguna manera que fuese justo pasar por aquella crisis tentada por esa depresión ajena, por luchar una vez más por un poco de su efímero amor.

Porque no fueron sus mentiras las que helaron algo más su corazón.
Porque o fue suya la desconfianza que escapó despacio entre esas líneas llenas de perdón.
Ni su odio el disuelto en ese aire dado a respirar a esa relación…

Sustentada nada más que en esas pobres lagunas de ternura y compresión; esa amistad hermosa que se hizo fuerte a fuerza de caricias sin verdadera emoción, sin cariño, sin dulzor.

Serían entonces la leche y su azúcar las que atraerían esas hormigas que carcomerían lentamente lo que quedó.
Ese tazón roto dolería entonces algo más de lo que creyó.
Y tirar finalmente los trozos sería romper esa promesa que de sus labios escapó bajo presión.

Un sollozo fuerte y las manos frías cubriendo su boca como si no quisiese oír más a su propio dolor, ni a la melodía, ni dilucidar esa letra regalada al viento sin compasión.

Porque haberse enamorado de aquella mentira había sido convertirse en ese mártir lleno de creatividad ahogada en duras letras que esta vez sólo marcaron el compás fúnebre de su adiós.

Del color
La vida
Y la ilusión

Pero era su frío, su indiferencia, su engaño, la mentira. Esas noches cargadas de falsa pasión… de hostigo y repulsión…

La taza de café en el suelo amargando al chocolate su sabor
El aire haciendo falta cada vez que perdía el centro y su control

Porque no latía ya por si solo
Ni conseguía olvidar su sabor
Se cortaría los dedos al tirar la cerámica inservible
Y tropezaría con el dulce agrio de su adiós

Y habrá sido ya cansancio, soledad y poco menos que el rencor…
Todo lo que habrá quedado

…de este amor…

FIN

Karem Jofré Velis, La Serena, 2010.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Adolfoneda

Para acéfalos de mente abierta…..

FOLK YOURSELF

Para acéfalos de mente abierta…..

malaimagen

Para acéfalos de mente abierta…..

Juan Moya Calquín

Para acéfalos de mente abierta…..

Pensamientos a la Deriva

Para acéfalos de mente abierta…..

Ecocosas

Para acéfalos de mente abierta…..

A TIENTAS

Para acéfalos de mente abierta…..

Partidas de Pepe

Para acéfalos de mente abierta…..

Aronoel Allem desde Chile

Para acéfalos de mente abierta…..